¿Qué es el Fusarium?

Fusarium, de la familia de los Nectriaceae, es en realidad un género extenso que abarca distintos hongos filamentosos que viven en el suelo. Por lo general, este tipo de hongos son saprófitos (dependen para alimentarse de los restos de otros organismos), es decir, actúan de forma parasitaria, colonizando la planta de marihuana, alimentándose de ella y provocando que esta enferme y en ocasiones, muera.

¿Qué sucede cuando una planta de marihuana se infecta con Fusarium?

El Fusarium ataca desde el suelo y coloniza la planta de marihuana a través de los conductos xilemáticos, bloqueando el flujo de la salvia. Si hiciéramos un símil con el cuerpo humano sería como si este hongo taponara las venas de nuestro organismo impidiendo el flujo de sangre. Cuando esto sucede la planta se debilita y enferma. Por lo general suele ser un proceso bastante rápido y letal, no se ha desarrollado aún ningún remedio eficaz para combatirlo, por tanto lo mejor que puedes hacer es eliminar las plantas infectadas.

¿Qué síntomas te indicarán que tus plantas sufren Fusariosis?

 

  • Podredumbre en la base de los tallos
  • Aparición de pequeñas manchas en las hojas más bajas y viejas.
  • Aparición de clorosis en las hojas.
  • Puntas de las hojas que se rizan hacia arriba, poco después las hojas amarillean, se marchitan y mueren.
  • Lignificación de los tallos: un truco para averiguar si tus plantas de cannabis sufren fusariosis es cortar un tallo y observar si por dentro están de color marrón rojizo. 

¿Cómo prevenir y controlar el Fusarium?

Dado que no existe ningún remedio efectivo contra el ataque de estos hongos, la clave, en este caso más que nunca, es la prevención. Para ello lo primero que debes procurar es que en tu cultivo de marihuana no se creen las condiciones propicias para que el Fusarium se instale, los sustratos cálidos y ácidos y el riego con solución nutriente a una temperatura superior a 28 grados, generan las condiciones adecuadas para que este hongo haga su aparición.

Aquí tienes una serie de medidas que puedes adoptar para prevenir el ataque del Fusarium a tus plantas de marihuana:

  • Procura mantener el sustrato a una temperatura inferior a 30 grados.
  • ¡Limpieza, limpieza y más limpieza! La higiene de tu cultivo de marihuana y de las herramientas que utilizas es esencial.
  • Evita la sobrefertilización de nitrógeno
  • Puedes desinfectar el suelo aplicando peróxido de hidrógeno (agua oxigenada), a parte de contrarrestar la acción de los hongos Fusarium, también servirá para oxigenar el sustrato de tu cultivo. Entre 20 y 30cc de agua oxigenada por litro de agua, será suficiente.
  • Como medida de control biológico puedes añadir al sustrato Trichoderma, un hongo que actúa como antagonista del Fusasium
  • Antes de plantar las semillas de marihuana, puedes aplicar fungicidas naturales como la cola de caballo o la ortiga verde.
  • Si vas a hacer un cultivo en indoor, asegúrate de que la parte baja de tus plantas está bien aireada, puedes hacerlo con la ayuda de un ventilador situado a esta altura.

Si tu cultivo ya está infestado te recomendamos que elimines las plantas enfermas lo más rápidamente posible así como el sustrato en el que están plantadas. Después de hacerlo, debes estar muy atento por si aparecen síntomas en el resto de plantas, ten en cuenta que los hongos Fusarium pueden mantenerse activos en el sustrato durante años, por tanto es muy importante que si tu cultivo ha sido atacado por este patógeno lo desinfectes en profundidad.

Gestión y Control

Las especies patógenas de Fusarium son difíciles de controlar debido a su habilidad para sobrevivir en la tierra durante largos períodos con o sin planta receptora, así como por ser saprofitos. Un concienzudo programa del manejo de Fusarium debería incluir prevención, prácticas culturales, saneamiento y control biológico y químico.

Una disminución en el estrés de la planta reducirá el riesgo de que el hongo se extienda. Asegúrate de que usas plántulas o semillas limpias y libres de enfermedades. Evita el riego en exceso, una plantación profunda, el exceso de fertilizante con nitrógeno o fósforo y dañar las plantas cuando las estés plantando. El cultivo, la recolección y la selección son algunas de las prácticas que pueden ayudar a prevenir la expansión de Fusarium.

Aprender a distinguir los síntomas de la enfermedad en una etapa temprana es la práctica más efectiva para prevenir la expansión de Fusarium. Además, la desinfección del suelo y el uso de fungicidas químicos, la rotación de la cosecha o el uso de variedades resistentes, son las mejores prácticas culturales, biológicas y químicas para controlar y limitar enfermedades Fusarium.

Si has tenido fusarium, desinfecta toda la sala (incluyendo los útiles del cultivo) antes del siguiente cultivo. Se recomienda también el úso de Fruit Green Fungicida Descarga Total (dejandolo actuar 12 horas) antes del nuevo cultivo para eliminar cualquier resto del hongo que pueda quedar.

Preventivos biológicos


Preventivos químicos

Tratamientos químicos 

                                                                                                                                                                                                                                                                               Informacion extraida de Matillaplant