Botrytis cinerea

  • La botrytis o moho gris es uno de los hongos más comunes en las plantas de cannabis.
  • Si estás cultivando en climas templados y húmedos tienes más probabilidades de que esta plaga ataque a tus plantas de cannabis, pero no te preocupes.
  • En este artículo encontrarás todo lo que siempre quisiste saber sobre la botrytis: cómo prevenirla, identificarla y erradicarla.
  • Aquí encontrarás todas las herramientas necesarias para que tu cosecha de marihuana no sufra por este incómodo hongo y puedas combatir este moho gris sin perder la batalla.
Botrytis 1

La botrytis, también conocida como moho gris, es uno de los hongos más comunes y dañinos que pueden atacar a tus plantas de cannabis. Habitualmente aparece cuando la temperatura y el porcentaje de humedad son altos. Se extiende rápidamente y es capaz de acabar con tu cultivo de marihuana en cuestión de horas. De ahí la importancia de prevenirlo y erradicarlo adecuadamente a tiempo, ya que es la botrytis es capaz de arruinarte en pocos días los meses de trabajo. Vayamos paso por paso para conseguir que este hongo no se interponga entre tu cultivo y tú.

¿Cómo prevenir la botrytis?

Controla la humedad

Hay varias condiciones necesarias para que la botrytis pueda desarrollarse en una planta de marihuana. La primera de ellas hace referencia a la humedad. Este hongo se desarrolla en zonas donde la humedad supera el 50%. De modo que si mantienes la humedad por debajo de este porcentaje, o menos, puedes prevenirla. No obstante, y aunque sea casi una excepción, en ambientes menos húmedos, el daño también puede aparecer. Además, es importante una constante circulación del aire, así como una buena ventilación entre las plantas de marihuana para prevenir el hongo.

Cuida de la limpieza

De cara a la prevención de la botrytis, también es relevante la limpieza. Conviene esterilizar las herramientas del cultivo cada vez que las usemos porque así disminuiremos las opciones de que este moho gris haga acto de presencia. Y es que, este hongo se transporta por el aire, por las manos y por herramientas contaminadas, de ahí la importancia de la esterilización.

De hecho, este moho gris se extiende con mucha rapidez en los espacios de interior, pudiendo infectar una habitación de cultivo entera en menos de una semana cuando las condiciones son propicias. Así que, no subestimemos la limpieza y la esterilización de todo cuanto entre en contacto con nuestras plantas.

Elimina los peciolos

Otro asunto a tener muy en cuenta en el cultivo para prevenir la botrytis es la eliminación de todos aquellos peciolos que quedan en las ramas cuando se retiran hojas dañadas. Porque el follaje muerto y en descomposición puede favorecer la aparición de botrytis.

¿Fumigación preventiva?

Respecto a los productos químicos para fumigar las plantas de cannabis de forma preventiva, nosotros no aconsejamos su uso. La fumigación no te garantiza al 100% que más tarde no vaya a aparecer este hongo y estos productos dejan un rastro de residuos químicos que pueden ser peligrosos para la salud. Por tanto, lo más recomendable es evitar las condiciones para su aparición controlando siempre la humedad, la higiene y la densidad de tu cultivo. Y quizá probar con algún fungicida ecológico como, por ejemplo, el propóleo o la cola de caballo a modo preventivo.

 

¿Cómo identificar la botrytis?

Una de las claves para evitar la botrytis es una correcta y constante observación de las plantas de marihuana, para poder detener una posible plaga al primer síntoma. Pero, ¿cómo identificamos la botritys? Es un hongo muy fácil de detectar: puede afectar cualquier parte de la planta (raíces, tallos, hojas, cogollos), y se refleja visiblemente en el color y la textura de las mismas, que se tornarán de color marrón o gris, con un aspecto seco, sin vida.

En casos más avanzados se puede ver el hongo desarrollándose en la superficie de los tejidos, formando un micelio gris. Según la enfermedad avanza, el follaje se necrosa. La zona afectada está seca al tacto y suele desmoronarse. El hongo es de color entre blanquecino grisáceo y verde azulado. Y suele atacar el floral denso e hinchado, pero también puede afectar a tallos, hojas y semillas. Te recomendamos así que busques hojas sueltas que parecen secarse misteriosamente en los cogollos. También partes de tallos secos muriéndose, e incluso cogollos marrones secos con aspecto muerto.

Lejos de atacar a la planta sólo cuando está viva, la botrytis puede aparecer una vez se ha cosechado. Cuando la cosecha no se realiza en buenas condiciones de higiene, se puede infectar la planta en ese momento. Entonces, suele descomponer los cogollos secos y almacenados, y puede transmitirse a través de las semillas. Al producirse en mayor medida en cogollos compactos y pesados, que son el lugar perfecto para que florezca este hongo, las variedades de cannabis que no respondan a estas características serán menos susceptibles de tener botritys.

¿Cómo erradicar la botrytis?

Aun evitando en nuestro cultivo las condiciones óptimas para la reproducción de la botrytis, en ocasiones este hongo encontrará la manera para reproducirse. En ese caso, en cuanto aparezcan los primeros síntomas en los tallos o cogollos, debes seguir los siguientes:

  • Podar todas las partes afectadas. Usa para ello tijeras de poda esterilizadas con alcohol para retirar los cogollos infectados, al menos 3cm por debajo de la zona infectada. Para asegurarse hay cultivadores que amputan de 5 a 10 cm por debajo de la zona dañada.
  • Destruye la parte infectada. Es imperativo retirar de la zona de cultivo la parte infectada y destruirla.
  • Esterilizar las herramientas utilizadas. Después, debes lavarte las manos y fregar los utensilios con los que se ha eliminado la materia vegetal infectada.
  • Ventilar correctamente la habitación. Una vez hayas ventilado la habitación para evitar que hayan quedado restos del hongo, también procede reducir la humedad por debajo del 50%.

Ten en cuenta que...

La amenaza de moho aumenta a medida que avanza la maduración de las flores. Esto ocurre porque cuando las flores engordan, durante las últimas semanas de floración, su propia frondosidad dificulta la ventilación intra-floral. Cabe recordar que una infección durante la fase final de floración puede forzarnos a cosechar las plantas antes del día óptimo de maduración. Porque intentar terminar un ciclo con plantas infectadas (interior y exterior) puede llevarnos a la ruina total.

Preventivos biológicos


Preventivos químicos


Tratamientos biológicos


Tratamientos químicos